Text Size:SmallerLarger

CFC in the News - 2011

El Confidencial

Ana Botella veta una campaña anti-sida de condones por la visita del Papa a Madrid

José L. Lobo

17 de agosto 2011

A Ana Botella, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, no le gustan los condones. La número dos de Alberto Ruiz-Gallardón ha vetado una campaña publicitaria anti-sida en favor del uso de profilácticos promovida por Catholics for Choice (CFC), una organización católica de EEUU crítica con el Vaticano, que iba a anunciarse en autobuses y marquesinas de la capital durante la visita del Papa. Y ello a pesar de que el propio Benedicto XVI afirmó el pasado mes de noviembre en Yaundé, la capital de Camerún, que "en ciertos casos, cuando la intención es reducir el riesgo de contaminación por VIH, el condón puede ser un primer paso para abrir la vía a una sexualidad más humana".

La esposa de José María Aznar, más papista que el Papa, rechazó el lema de la campaña -Los buenos católicos usan condones- y puso como condición para dar su visto bueno sustituir los malsonantes condones por un término supuestamente más aséptico: preservativos. CFC aceptó la imposición, modificó los carteles eliminando la ofensiva palabra y pagó la campaña a la agencia Publimedia, que gestiona en exclusiva la publicidad en los autobuses urbanos de Madrid. Pero Botella, cuyo departamento controla la Empresa Municipal de Transportes (EMT), cambió de opinión a última hora y la prohibió definitivamente, con el argumento de que podría "herir y ofender a algunas personas".

Un portavoz de CFC aseguró ayer a El Confidencial que a principios del pasado mes de junio la asociación católica estadounidense, a través de una agencia de publicidad con sede en Washington, se puso en contacto con Publimedia para contratar la campaña Los buenos católicos usan condones, que debería estar visible en los autobuses, marquesinas y paradas de la EMT durante la visita del Papa a Madrid, del 18 al 21 de agosto. Publimedia, concesionaria en exclusiva de la publicidad en los autobuses urbanos de la capital, no puso inicialmente ninguna objeción a la campaña, según el mismo portavoz.

"Creemos en Dios, creemos en el uso de los condones"

El cartel original de la campaña, que ya se había exhibido sin el menor contratiempo en países de mayoría católica como EEUU, México, Chile o Filipinas, rezaba así: "Creemos en Dios. Creemos que el sexo es sagrado. Creemos en cuidarnos los unos a los otros. Creemos en el uso de los condones". Y añadía, sobre un fondo en el que aparece una pareja sonriente en actitud nada procaz: "Gracias, Papa Benedicto, por reconocer que los condones salvan vidas", en alusión a la frase pronunciada por el pontífice en noviembre de 2010, durante su primer viaje apostólico a África.

A mediados de junio Publimedia informó a CFC de que la campaña sólo podría ser publicitada durante la visita del Papa si el término condones desaparecía de los carteles y era reemplazado por preservativos. La asociación católica progresista con sede en San Francisco accedió al cambio y, acto seguido, según las fuentes de CFC consultadas por El Confidencial, transfirió a la agencia publicitaria de la EMT el importe de la campaña. Pero un mes más tarde Publimedia dio marcha atrás e informó escuetamente a su cliente que la campaña quedaba cancelada.

Este periódico trató ayer en repetidas ocasiones, sin éxito, de contactar con Publimedia para conocer las razones del veto a la campaña anti-sida de CFC. Un portavoz oficial del Ayuntamiento de Madrid, por su parte, negó tajantemente que Botella, responsable del Área de Medio Ambiente, Movilidad y Transporte, impusiera el veto, y aseguró que "quien decide si una campaña es aceptada o rechazada es Publimedia. Nosotros ni entramos ni salimos". El mismo portavoz se remitió al contenido de un comunicado emitido por la propia agencia, en el que ésta sostiene que los carteles "podrían resultar ofensivos y herir la sensibilidad de una parte significativa de la población".

Las fuentes de CFC consultadas explicaron que, para sortear el veto impuesto por el Ayuntamiento de Madrid, utilizarán medios "alternativos" con el fin de difundir su campaña de prevención del sida y en favor del uso del preservativo durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMC), que arrancó ayer con una misa multitudinaria en la plaza de Cibeles oficiada por el cardenal Antonio María Rouco, presidente de la Conferencia Episcopal. Anoche mismo, miembros de CFC proyectaron sobre varios edificios de la Puerta del Sol, en caracteres blancos sobre fondo rojo, el lema de la campaña, visible desde toda la plaza.

This article was originally published by El Confidencial.