Text Size:SmallerLarger

Despenalización del Aborto Terapéutico, Eugenésico y Ético

Intervención de CFC durante el Segundo Encuentro Binacional Nicaragua y El Salvador

San Salvador

Gladys Melo Pinzón PhD – Directora del Programa Internacional

28 y 29 de Octubre, 2009

 

Primero que todo, muchas gracias nuevamente por permitirme acompañarlas. 

 

Para mí es un privilegio presentar el caso colombiano por dos razones: porque soy colombiana y conozco las dificultades que tiene un país como Colombia en donde se  han hecho cosas, no siempre logramos lo que queremos. Hay gente buena pero, tenemos un gobierno que no lo es tanto.

 

Al mismo tiempo como directora del Programa Internacional de CFC, para mí es un verdadero privilegio presentar el caso colombiano por una razón muy sencilla: ya antes del 2000, CFC ha venido acompañando muy de cerca a nuestra organización hermana, Católicas por  el derecho  a Decidir –Colombia (CDD- Colombia).

 

Mi presentación es muy sencilla. Primero voy a explicar qué hacemos nosotros, cómo podemos trabajar en el proceso con ustedes porque esta es una región para nosotros crítica. Cómo podemos apoyarlos en procesos no solamente con el grupo de las católicas que son como nuestras hermanas sino que también trabajamos con aliados, con organizaciones de base, con las personas de la iglesia progresista.

 

En CFC quisiéramos vivir en un mundo en donde se confíe en la decisión moral de mujeres y hombres acerca de sus vidas inclusive, en las decisiones relativas a la salud sexual y reproductiva. Un mundo, donde la decisión de empezar una familia sea pensada y planeada, es decir, que no se imponga la maternidad o la paternidad, en la medida de lo posible. En donde quienes toman decisiones y los/las defensores/as de esta opción tengan la libertad de apoyar políticas que contribuyan a crear un mundo más justo y una sociedad caracterizada por la compasión y la misericordia.

 

Además, imaginamos un mundo donde las intervenciones médicas para salvar vidas no se encuentren entorpecidas por intereses sectarios. Y donde el aborto sea seguro, legal y verdaderamente accesible, lo mismo que la anticoncepción y el cuidado de los niños (disponibles y accesibles a nivel económico) porque en esto consiste, verdaderamente,  el derecho a decidir.

 

Yo siempre me asombro cuando las personas quienes se autodenominan “provida” insisten en que ellos son provida y nosotros no lo somos, porque nosotros estamos buscando salvar vidas, vidas de las mujeres que se encuentran en peligro o que por una u otra razón se enfrentan a un embarazo no planeado, no deseado. Entonces, es cuando yo insisto en que ellos son contra-derechos o antiderechos al no permitir u oponerse al ejercicio de ciertos derechos y estos en particular.

 

Desafortunadamente vivimos en un mundo donde el aborto es ilegal o inaccesible a millones de mujeres alrededor del mundo, inclusive en los países donde es legal. Un mundo donde a una mujer se le niega la Anticoncepción de Emergencia (AE) en hospitales y farmacias porque farmaceutas o  enfermeras se escudan en sus creencias religiosas. Estamos en un mundo donde el aborto es ilegal, porque esas personas arguyen la objeción de conciencia para desconocer la salud como un derecho.

 

¡Propendemos por que las iglesias y los medios no acosen a las personas que apoyan estas decisiones o que acompañan a las mujeres en este proceso de ser reconocidas como  ciudadanas, también! ¿Cómo se puede ser seres humanos sin ser ciudadanas e inversamente?

 

Es más El Vaticano se permite exigir a una sobreviviente de violación en un contexto de guerra o no, que continúe con un embarazo no deseado porque de otra manera sería pecado. El mundo también se encuentra azotado por la pandemia del SIDA con 40 millones de personas con VIH/SIDA y el lobby del Vaticano se opone al uso de condones. El poderoso lobby de la jerarquía católica tiene una considerable influencia sobre políticas públicas que afectan a todos y todas (¡católicos/as o no!) y limita a todos y a todas, el acceso a los servicios de salud reproductiva en el mundo entero. A pesar de esto, este es un problema que debemos de enfrentar y lo estamos haciendo.

Quiero decirles algo que siempre repito en todos los espacios de discusión porque a eso nos hemos abocado, cuando de pronto le dicen a uno: ¿Cómo es posible que usted sea católica, feminista y pro derecho a decidir? En efecto, nosotros pensamos que tenemos una visión católica que no corresponde a la visión de la jerarquía católica, aquella que se opone a que haya un cambio. Que reconozcan que hoy en día, hombres y mujeres, tienen el derecho a seguir su conciencia. A conciencia, ellas podrán decidir qué cosas son buenas o que son malas para ellas, para su familia y para sus hijos, si quieren tener hijos. Creemos que la enseñanza católica en asuntos de conciencia significa que cada individuo debería seguir el dictado de su propia conciencia y respetar el derecho de los demás a hacer lo mismo.

 

Creemos que todo cambio que se realiza tiene que llevarse a cabo mediante el diálogo, mediante el intercambio entre los distintos valores, negociar porque no hay una sola manera de mirar las cosas, no hay una respuesta fija, exacta ni única. El Vaticano se pronuncia sobre los DS y DR de las mujeres, siendo célibes (eso dicen) y siendo hombres. No puede ser, ¿Les parece difícil encontrar una feminista pro-derechos y católica ypero no,  un hombre célibe, hablando de maternidad? ¿Dónde están los dolores del parto que él ha tenido? ¿O las condiciones en las cuales ese embarazo ha resultado?

 

Es justamente por lo anterior que la misión de CFC es dar forma y promover una ética sexual y reproductiva basada en la justicia. Una ética que refleje el compromiso con el bienestar de las mujeres y que contribuya a respetar y afirmar la capacidad tanto de mujeres como de hombres a tomar decisiones a conciencia sobre sus vidas. ¡Y eso no tiene negociación posible!

 

Nosotros trabajamos en VIH/SIDA; sexo y sexualidad; nuevas tecnologías reproductivas y religión en la vida pública, todo lo que al Vaticano le incomoda.

 

En cuanto al tema de la religión en la vida pública,  partimos del precepto en el cual, una religión tiene un espacio simbólico muy importante en todas las sociedades y es algo que no puede negar o dejar de lado. Hay que reconocer que ese es un factor al cual uno se encuentra confrontado y sí, es cierto, está ahí y todos tenemos derecho a tener esos valores pero el problema es cuando la gente legisla, diseña y reinventa leyes desde una perspectiva católica, musulmana, judía. Esto resulta discriminatorio. ¿Por qué? Porque castiga a mujeres que profesan religiones diferentes.

 

En el tema de aborto y concepción, nosotros trabajamos “educando” a los legisladores, vamos más allá del “cabildeo”, del “lobby”. ¡La manera más afectiva para hacerlo es ofrecerles datos fehacientes y cuantificables! El trabajo es informar a los políticos, defensores/ras y proveedores acerca de derechos reproductivos a fin que articulen el mensaje en pos de políticas adecuadas de salud reproductiva que reflejen una real justicia social.

 

También emprendemos otro tipo de acciones, tales como:

 

  • Facilitar estrategias globales para mejorar la salud sexual y reproductiva. Al tiempo que nos oponemos a políticas y grupos que atenten contra esos derechos.
  • Apoyar a defensores/as en el terreno mediante apoyo técnico y financiero, específica y especialmente a las Católicas por el Derecho a Decidir (CDDs), socios/as y aliados/as en Latinoamérica, El Caribe, Europa y Norteamérica.
  • Apoyando a las organizaciones en estrategias a nivel nacional, de la organización o a nivel regional o mundial. Las primeras transformaciones siempre son a partir de nuestras redes, si las hay, sino con las ONGs que de alguna manera son socias nuestras y que están trabajando con nosotros, también hay coaliciones.
  • Aumento del compromiso de prevenir los embarazos no planeados mediante el acceso a la anticoncepción y el apoyo a mujeres que desean continuar su embarazo (Campaña CFC : ¡Prevenir no Prohibir!) La idea no es prohibir sino educar, la única manera de disminuir los embarazos involuntarios o no planeados, estamos hablando entonces, de una educación sexual adecuada.
  • Respuesta a intentos de bloqueo por parte de fundamentalistas religiosos al acceso a servicios seguros y accesibles de salud reproductiva.

Por lo tanto, en CFC estamos convencidos que no es suficiente el cambio de las políticas sino que hay que cambiar el contexto cultural desde donde las prácticas políticas se crean. Eso toma tiempo, generaciones. Hay ejemplos notables, en Canadá,no hay término límite para la intervención voluntaria del embarazo pero… ¿por qué? Porque ha habido un trabajo de educación, hay un trabajo de mujeres por varias generaciones. Para nosotros es importante el cambio en los corazones y las mentes de las personas acerca de lo que piensan sobre la sexualidad y la reproducción.

 

¿Cuántos católicos hay en Latinoamérica?

85% de los latinoamericanos son católicos. El porcentaje ha ido disminuyendo porque  El Vaticano propone soluciones draconianas. Hoy en Nicaragua hay 58% , entre 73% y 78% en Brasil, Uruguay, Chile y Bolivia, y casi un 92% son bautizados/as  como católicos/as en Argentina, México y Colombia.  Es importante mencionar que el hecho que los que se dicen no creyentes de todas maneras son definidos católicos por la jerarquía de la iglesia católica en esos países.

 

De otra parte, las mujeres católicas apoyan el uso de métodos de planificación familiar: en Bolivia, aproximadamente 70% de mujeres católicas casadas han usado anticonceptivos modernos. Y en Colombia, ésta se eleva al 90%.

 

En cuestiones relativas al aborto, el 55% de los católicos en Bolivia insisten en que el aborto debería ser permitido bajo ciertas circunstancias. Y el 49% de ellos y ellas en Colombia creen lo mismo.

 

Entre los factores que impiden el acceso a los servicios de SSR, es importante mencionar, la mala interpretación de las constituciones desde una perspectiva religiosa. Si bien se conoce la existencia de los DS y DR pero se obstaculiza su ejercicio por razón de interpretaciones religiosas. Esta interpretación resulta del ideal de la perpetuación de la mujer como madre, el papel de madre se sitúa por encima de la libertad de escoger o no una maternidad. Y la visión que la sexualidad es exclusiva para el placer masculino, una visión negativa de la sexualidad y las mujeres por el contrario no tenemos derecho al placer.

 

Así el caso colombiano [1] resulta muy interesante y me parece importante compartirlo con ustedes, ¿por qué se da esta despenalización? ¿Por qué CFC acompaña no solamente a católicas sino que acompaña lo que se constituye en la Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres? ¿Cómo todas estas organizaciones en un país que está en un contexto de guerra de baja intensidad logra unirse y hacer un cambio de ese tamaño en este país. La guerra de baja intensidad permite que el movimiento de mujeres de derecha, izquierda y del medio, se junten para lograr ir adelante y trabajar en una iniciativa de trabajo conjuntamente.

 

En Colombia hubo elementos que han sido interesantes como que hubo intentos previos de  proyectos de leyes por la despenalización y son varios:

 

  • Proyecto de ley, 20 de junio de 1975, “Por el cual se reglamenta la interrupción terapéutica del embarazo en Colombia”, autor: Iván López Botero
  • Proyecto de ley, 07 de octubre de 1979, “Por el cual protegen la salud y la vida de las mujeres que habitan en Colombia”, autora: Consuelo Lleras Samper
  • Proyecto de ley, 27 de julio de 1989, “Por el cual se legaliza el aborto en Colombia”, autor: Emilio Urrea;
  • Proyecto de ley, 20 de enero de 1993, “Por el cual se defienden y protegen los derechos de la mujer y se despenaliza la interrupción voluntaria del periodo de gestación”, autora: Ana Pechthalt;
  • Proyecto de ley, 19 de mayo de 1993, “Por la cual se desarrollan los derechos constitucionales a la protección y libre opción a la maternidad y la protección al niño menor de un año”, autora: Vera Grabe;
  • Proyecto de ley No. 43/1995, “Por medio de la cual se dictan normas sobre salud reproductiva”, autora: Piedad Córdoba.
  • Corte Constitucional. Sentencias C-133/94 Magistrado Ponente: Antonio Barrera Carbonell y C-013/97 Magistrado Ponente: José Gregorio Hernández, mantiene la penalización del aborto haciendo uso de argumentos provenientes del Derecho Canónico.

Noten los años, estos son intentos continuos de legisladores que ven a la mujer como un ser humano, como una ciudadana, como una persona que tiene un plan de vida. Para luego en el 2006, lograr una despenalización parcial del aborto en Colombia.

 

Obviamente, es necesario tener en cuenta a toda la jerarquía iglesia católica apoyada en los sectores del Opus Dei. El presidente de Colombia pertenece al Opus Dei, el procurador a Tradición, Familia y Propiedad. Esto significa que la influencia de la iglesia se mantiene permanentemente.

 

De otra parte, el reconocimiento del no nacido en el Concordato del año 1991. Al cambiar la Constitución en el año  1991, se permite un cambio para utilizar todos los instrumentos internacionales que hace Women Link con Mónica Roa a la cabeza. ¡Las mujeres se reconocen por su intermedio: ciudadanas quienes al presentar una tutela porque se les está violando los derechos como mujeres y por ser mujeres! Ella presenta la demanda y tiene el apoyo de todo el movimiento de mujeres. Desde luego, hubo oposición desde la excomunión, las manifestaciones con parroquianos, la petición comportando 2.5 millones de firmas, alrededor de 30.000 cartas de niños/as colombianas, miles de  amicus curae anti-derechos.

 

¿Cómo fue que ese grupo de mujeres valientes logra la despenalización? ¿Cuáles fueron esas estrategias durante el proceso?

  • Litigio de alto impacto – Demanda ante la Corte Constitucional. LAICIA (Litigio de alto impacto en Colombia: Inconstitucionalidad del aborto).
  • Alianza estratégica Mesa por la Vida, Abogada demandante (desde estrategia nacional)
  • Movilización social: plantones, Reactivación de la Campaña  28 de septiembre,
  • Trabajo con los medios: Entrenamiento de voceras a nivel nacional, construcción de mensajes claves, carpeta de prensa, desayunos con periodistas…)

Estrategias después de la sentencia:

  • Desde la Mesa por la Vida: Incidencia y asesoría al MPS para la reglamentación, la implementación de la IVE, desde procesos de sensibilización del personal de salud, presencia permanente, apoyo técnico,
  • Investigación para la obtención de datos estadísticos sobre el aborto en Colombia: Oriéntame.
  • Capacitación red Instituciones prestadoras del servicios de salud. (Oriéntame con La Mesa)
  • Incidencia política: Seguimiento a proyectos e iniciativas de ley relacionados con DSR en el Congreso, las demandas y las tutelas en las altas Cortes.
  • Actividades de asesoría política: acompañamiento a las mujeres que tienen dificultades para acceder al servicio de IVE: a  tres años de la sentencia La Mesa ha acompañado 102 casos. (Casos considerados como difíciles)
  • Actividades de formación y sensibilización a nivel nacional
  • Producción de conocimiento: documentos e investigaciones sobre IVE, con especial énfasis en la causal salud.
  • Proceso de sensibilización con las mujeres solicitantes de la prestación del servicio de aborto, para enmarcarlo en la caudal salud.
  • Articulación internacional entre La Mesa por la vida (Colombia) y la Alianza (México) – profundizar en causal salud y crear estrategias para replicar en toda la región.
  • Contener a la iglesia católica en el debate público sobre aborto.

Y luego, esto es importante porque es el resumen de todo el asunto y constituye un precedente para la región, en relación a la producción de cambios fundamentales:

  • Por primera vez, el aborto se discute como un tema de derecho de la mujer.
  • Derecho al desarrollo de la libre personalidad, derecho al plan de vida. Es la primera figura que se descubre en Colombia que yo como mujer soy un ser humano, que soy una ciudadana y un ser humano porque no soy un receptáculo para tener hijos.
  • La maternidad no puede ser impuesta a otras personas.       
  • La noción de derecho en relación con la salud de la mujer.

Tiene un impacto legal en el sentido que:

  • Paso importante para el reconocimiento de los derechos humanos de las mujeres contemplados en el derecho Internacional. Este aspecto reviste mucha importancia porque transgrede las instancias nacionales
  • El reconocimiento de la falta de acceso al aborto como una cuestión de derechos humanos.
  • El prohibir el aborto significa la violación de Acuerdos Internacionales que protegen la autonomía reproductiva  y la misma Constitución (Derecho a la vida, a la salud y a la dignidad)
  • Reconocimiento del acceso a los servicios de salud reproductiva como un derecho garantizado por el Estado Colombiano.
  • La nueva Constitución con su mecanismo de la tutela (amparo/derecho de petición) permite al individuo interpelar directamente al Estado sin intermediaciones.
  • Nuevas Herramientas legales: Ratificaciones de importantes Convenios y Acuerdos de Derechos Humanos

En salud, obviamente, se pueden salvar vidas de las mujeres. Y es vital porque se crean nuevas acciones y estrategias.

 

Además, de nuevas alianzas a nivel nacional (Sociedad Civil)

 

En relación al uso de los medios de comunicación en su favor:

  • El aborto en un debate a nivel legal y no moral o religioso
  • El aborto como un problema de justicia social, de equidad de género y de salud pública.

En Colombia, una lección de suma importancia fue el hecho que las mujeres dijeran: “bueno, tenemos una ley y eso es muy bonito pero hay que reglamentarla.” Entonces ¿qué hicieron? Ellas lucharon por la reglamentación que facilita sin duda alguna, la implementación de la ley. Cada circular permite preparar el servicio, eso es vital, si no se tiene eso no hay nada, la ley no sirve, no llega a ningún lado. La circular es importante porque informa a las mujeres que tienen derecho al servicio. Establece que la IVE se incluye en el programa de salud sexual y reproductiva, que es parte de la salud y que es responsabilidad del Estado Colombiano.

 

Entonces, los desafíos, obviamente serían:

  • Consolidar la estrategia jurídica, fortaleciendo las relaciones interinstitucionales con las entidades del Estado. Porque algunas instancias no prestan el servicio y hay que ir donde los jueces: “es que mire no me prestan el servicio.”
  • Construcción de protocolos para las causales despenalizadas: operadores judiciales y en servicios de salud.
  • Incidir en los tribunales de ética médica. Esto es importante porque ahora los tribunales de ética médica están manejados, en su gran mayoría, por Opus Dei
  • Regulación de los procedimientos médicos (Exámenes especializados a las mujeres embarazadas para poder identificar a tiempo cualquier anomalía).
  • Incorporación de técnicas y procedimientos modernos.
  • Avanzar en el proceso de sensibilización a operadores de justicia, prestadores de servicios de salud, mujeres y organizaciones de mujeres.
  • Posicionar a la Mesa por la Vida como expertas en SSR, DSR, IVE y en general la despenalización del aborto.

Con la sentencia se logro que la Corte Constitucional permitiera que hubiera una educación sexual en todas las escuelas públicas y privadas. El Procurador de Tradición, Familia y Propiedad, presentó una tutela. La pregunta es ¿cómo un procurador, en calidad de servidor público,  puede presentar una tutela para oponerse a la aplicación de la ley de despenalización del aborto. Y en un momento dado el Consejo de Estado se pronunció y expresa que como hay una inconsistencia por el momento hay una suspensión temporal de la aplicación de la ley, entonces a pesar de que se logran cosas, la situación no termina allí. Y eso, entonces siguen, buscan apoyo buscando que no haya una marcha atrás en la ley.  Y en esa tarea, seguimos apoyando tanto CDD Colombia como a socias y a aliadas en esta lucha por la despenalización total del aborto en el país.

 

A eso venía, a contarles que queremos trabajar con ustedes.

 

Gracias por invitarnos. 

 


[1] Información referente al caso colombiano es producto del trabajo de la CDD Colombia durante la Reunión Anual sobre  Estrategias de Despenalización del Aborto en América Latina la cual tuvo lugar en San Salvador en Agosto de 2009.